jueves, 23 de mayo de 2024

NO EXITE EL CENTRO DEL HORROR

 




                                                                                   Fotografía de Lajos Koltai. Sin destino




No existe el centro del universo

ni existe el centro del horror

pero puede existir un altar donde se celebre que no existe el centro de la nada

donde se recuerde el horror concreto y la sangre concreta de los desechos del horror

así alguien contará que el horror ha existido

que los pueblos se lavan las manos con la sangre y borran el horror con el horror

y gritan ¡viva el horror!

Como nadie es inocente todos queremos ser verdugos

por eso hay que elegir un altar entre el horror

para hacer un espacio libre y sosegado donde solo brille la ignorancia

celebremos el no saber

la inocencia podría salvar a quien quisiera ser salvado por ella

moriremos sin saber nada del horror

cuando escuche los últimos cantos que me sean otorgados

sabré que nunca supe nada

y también oiré un grito infinito que querrá decirme cómo me llamo.


                                                                                                           Lajos Koltai. Sin destino




martes, 21 de mayo de 2024

Tal vez la infinitamente última muñeca rusa te diga algo

 





                                                                                                                          dúo pipiolas







Pasa sin pasar pasando de

puntillas por los cristales

no quiere que la vean

y si se ve cierra los ojos y se cae

medio muerta

viéndose desnuda enmedio de una tarde casi negra



sola y de piel

se hace rosa en un sacrificio de linternas medio gastadas

y ya con los tacones de un sábado derritido

camina hacia una vaporada

de miradas y de palabras insensatas

mueve las caderas

sangra hasta la extenuación como una auxiliar de enfermería despojándose del dolor

desodoriza mentalmente su intimidad

y si ve un cristal guiña los ojos

a lo invisible que la penetra con los ojos



no sabe si pasar y lo que pasa

le traspasa el cuerpo y suda

por no saber sino sudar

a gota gorda

y quiere volver a ser una muñequita rusa





Des orden que con una arena mágica formara, gracias a un cierzo cotidiano y milagrero, una escultura de verdad

 



palabras

des

ordenadas

en el gran fluir que busca

el fin



cosas envueltas en aquéllas haciendo ser lo que aún no es

lo que los sueños harán un día

y así

hasta fin:

ser



ser: 

el milagro


ya sea

en forma de cuerpo

de árbol

de mariposa

de canto de los pájaros

de noche

de los labios de Juan de la Cruz temblando alrededor de un beso que le sale de la mano

de cementerio arrancándose de la tierra por soleá

de la mañana sola



sean

palabras

cosas

construyendo con el orden de los ojos

lo que amas

e imborrable

te persigue.







miércoles, 8 de mayo de 2024

OJO

 





¿Cómo brilla lo que no ves?

Los ojos hacen o sueñan el brillo de lo que ves

Nunca sabrás del brillo de lo que no ves

Y sabrás que los ojos tiemblan en la oscuridad.



                                                                      8/5/24








sábado, 20 de abril de 2024

ECLIPSE DE LUZ

 







Y el pequeño pájaro ocultó al sol y se hizo una sombra que cubrió todo el mundo

tan grande era el pájaro pequeño


una sombra de luz/de noche iluminada/de luz/de luz


y los ciegos cuando se agachaban para coger la moneda que les tiraban los ricos

cerraban los ojos para no verse reflejados en un espejo traicionero en su cara y en su cruz



20/4/24




viernes, 19 de abril de 2024

CALLE OSCURA

 

  

                 

                                                                                                                              Calle Pignatelli 





La calle oscura como una culebra negra

o mejor como un lagarto negro porque era recta la calle oscura

había vómitos cerca del pecho de unos niños que miraban los cristales sin verse reflejados

eran ojos y cuerpos que aspiraban a un más allá por la carne

papeles en color y un hombre que dibujaba pasos horrendos con sus pasos de borracho

se olía el aliento de los que van a casa y no saben que van a llorar

nadie se miraba en la humedad negra del espejo bajo los pies lleno de cáscaras de plátanos y esputos infames

un águila cruzó el cielo por segunda vez

un hombre pequeño y triste buscaba una puta y parecía que su madre iba a avergonzarse de él

era por la tarde cuando si llovía el mundo aquel resucitaba

las cuevas oscuras me daban miedo

hombres furiosos lanzaban torpedos cuando decían gol gol los domingos por la tarde

era un cuento de miedo

había veces que cerraba los ojos para no ver y un vuelo me llevaba de la mano a la mano abierta de mi casa










martes, 9 de abril de 2024

DESAJUSTES SOBRE EL LIBRE ALBEDRÍO

 

Circuito y libre albedrío. Agon/agon



La tecnología, y la ciencia cuando, encogiéndose, se identifica con ella, se proyecta en ella, sólo es capaz de producir lo que siempre ha estado allí.

Los circuitos que van de A a A' funcionan ajenos al libre albedrío. Éste exige desobediencia, posibilidad de desobedecer, y los circuitos son el significante princeps de esta obediencia, y de la eficacia.

El circuito cortocircuita la necesidad que la humanidad tiene de lo humano, del hombre y la mujer.

No existe lo otro en el circuito. El circuito funciona con una falsa lengua de signos que no significan nada porque son automatismos. Condición de la eficacia. No del silencio. El circuito no conoce el silencio, esa obra del lenguaje.

El circuito derroca a Dios y toma el poder de un poder supuestamente abatido.

Podemos conjeturar sobre lo que nunca ha estado allí. Dios es lo que nunca estuvo allí. Es el significante de la desobediencia, la premisa de lo que se llama libre albedrío. Lo que el circuito aniquila.

No hay que preocuparse por saber si el libre albedrío existe o no. Éste no es necesario en donde todo siempre estuvo allí.

Lo que funda la humanidad (no la masa, sino lo humano) es la posibilidad real de (desear) irse a ese otro sitio donde nunca nada ni nadie han estado allí.

Ese lugar por donde andan los dioses. Y sabemos que no es un lugar esotérico sino metafísico y real. Y existe, aunque fuera de sitio y tiempo, y se llama Inconsciente. Pura materia. Materia pura que no cesa de producir síntomas, el principal de los cuales se llama sujeto humano. Ese ser dividido: siempre ha estado allí/ siempre está por irse a donde nada ni nadie estuvieron allí.

Sin el inconsciente no habría metáfora, y el lenguaje no existiría, pues en su lugar sólo habría reproducción de un automatismo radicalmente autoritario.

No hay que confundir el libre albedrío con la posibilidad de elegir una opción entre otra, dada una disyuntiva que se presenta. Uno no elige entre A y B. Los circuitos por donde circula la eficacia no dudan, no eligen, saben por donde tirar, si por a o por B, y, aunque “se equivoquen” nunca fallan.

La única elección real es entre no elegir y elegir, poco importa A y B, nunca se llega a un punto donde la elección haya terminado su función. Pues, si se opta por elegir, la elección no termina nunca. El libre albedrío es un tiovivo conducido por un operario al que, como en la película de Hitchcock, le acaban de pegar un tiro y está caído de bruces sobre los mandos de la atracción de feria.

Ese hombrecillo caído en el centro del tiovivo que no para de girar es el significante de Dios como fundador del libre albedrío.

¿Es que nunca estuvo aquí la posibilidad de elegir elegir

Si la existencia del libre albedrío pudiera indagarse valiéndonos de la estadística, cabría decir que no existe, o que es una mera posibilidad que se acerca a 1 entre infinito. Pero la estadística aplicada a la conducta humana se ve influenciada por el deseo, esa cualidad que se resiste a los números y que es material, a diferencia de ellos.

Pero sí, el libre albedrío cuenta poco, si nos atenemos a la eficacia que aquí se exige. Es una consideración, en primer lugar teológica y, en segundo lugar ética. Pues sólo el temblor, el desasosiego, ante lo absoluto o ante la verdad, hacen que el sujeto humano salga de los circuitos eficaces y se vea en la necesidad de elegir, pues allí no hay completud que le asista.

Cuando no se sabe lo que se quiere decir cuando se dice algo (una manifestación, entre muchas otras, de la incompletud) hay conciencia de un saber asociado al decir y éste deja de ser un eslabón mecánico de un circuito de certezas. No saber lo que quiere decir lo que se dice abre las puertas a un nuevo saber: que lo que entonces se dice dice más de lo que quiere decir. Es entonces y allí cuando estamos al albur del libre albedrío, una libertad impulsada por algo que está fuera de lo que puede ser contado (contabilizado).

El libre albedrío se anda por las ramas a la busca de bosques nunca transitados. Esos incontables bosques que intuimos, a veces, con los ojos cerrados para no ver lo que mandan que veamos.

El libre albedrío no sirve para producir conductas sino para decir algo que, sin entenderse, ha costado eternidades, y sufrimientos solidarios de todos los hombres y mujeres, en ser trenzado, dicho, escrito.